Anointing

La unción de los Enfermos

La celebración del sacramento de la Santa Unción puede tener lugar en casa, en un hospital o institución, o en la Iglesia. Es un sacramento para aquellos cuya salud está gravemente afectada por enfermedad o la avanzada edad.

Es administrado por un sacerdote.

A causa de su naturaleza como un signo, el sacramento de las Santa Unción debe ser celebrado con miembros de la familia o de la comunidad siempre que sea posible. Entonces el sacramento se ve como lo que es, una parte de la oración de la iglesia y un encuentro con el Señor.

Si la persona enferma desea recibir el sacramento de la Reconciliación, esto debe ser hecho en privado con anterioridad.

Cuando celebramos el sacramento invocamos la presencia de nuestro Señor Jesucristo entre nosotros. Porque como dicen las escrituras, una y otra vez, los enfermos venían a él por sanación; además el nos ama tanto que murió por nuestra causa.

Santiago: “Hay algún enfermo entre ustedes? Llamen a los presbíteros de la Iglesia para orar por él, ungiéndole con aceite en el nombre de Dios; y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados, les serán perdonados."

Es importante que el presbítero sepa con anterioridad la condicioón físisca y espiritual del enfermo.

“La Unción de los Enfermos “no es un sacramento sólo para quienes están al borde de la muerte. Por consiguiente, tan pronto como un creyente comienza a estar en peligro de muerte por enfermedad, cirujía invasiva, o avanzada edad, es tiempo de recibir el Sacramento.

Hay tres aspectos distintos e integrales en la celebración de este sacramento: laoración de fe, la imposición de las manos y la unción con el aceite.

 Oración de fe : La comunidad, pidoendo la ayuda de Dios para el enfermo, hace su oración de fe en respuesta a la palabra de Dios en un espíritu de confianza. La totalidad de la Iglesia se hace presente en esta comunidad reunída para orar por los que son ungdos. Si es capaz, la persona enferma también debe de unirse en oración.

Imposición de las Manos : Los evangelios contienen muchos casos en que Jesús sanó a los enfermos por la imposición de manos o una gestura de tocar. La imposición de manos es claramente un signo de bendición en que rezamos para que por el poder de la gracia sanadora de Dios la salud del enfermo sea restaurada o al menos la persona sea fortificada en tiempo de enfermedad. "Ellos le trajeron los enfermos con diferentes enfermedades; y el les impuso las manos y los sanó." ( Lucas 4 :40 )

La Unción con el Aceite: Ungir al enfermo con aceite significa sanación, fortalecimiento y la presencia del poder y gracia del Espíritu Santo. Entonces ellos son fortalecidos para pelear contra los efectos debilitantes, física y espiritualmente, de la enfermedad.

Si la persona enferma puede recibir la Eucaristia, dígaselo al sacerdote para que la traiga.

Si una persona que recibe el saccramento se recupera, puede volver a recibirlo. Si durante la misma enfermedad, la salud de la persone empeora, el sacramento puede repetirse. Es adecuado recibir este sacramento antes de una operación seria. Lo mismo es válido para los de avamzada edad cuya fragilidad se vuelve más pronunciada.

 

Por favor llame a la oficina parroquia por información o para pedir una cita con uno de los sacerdotes para que administre el sacramento.

Para mayor información sobre la Unción de los enfermos en el catecismo de la iglesia católica, vea este documento:  Unción de los Enfermos